pedro-santana2.jpg

Es necesario leer con detenimiento sus puntos positivos y negativos ,de esta forma podríamos llegar a nuestras propias conclusiones sobre este importante personaje de nuestra historia.

 .

.PEDRO SANTANA.

.Militar y Político. Nació en la comunidad de Hincha, hoy territorio haitiano. Hijo de Pedro Santana y Petronila Familias, hacendados de la línea fronteriza. Santana en el periodo de 1805 se trasladó con su familia al Cibao y luego a El Seibo y al este del país, donde al pasar el tiempo se convirtió en hatero y luego en gran jerarca Militar y figura determinante  en el siglo XIX.  Sus acciones tienen divididos a algunos historiadores sobre si considerarlo patriota o traidor a los intereses de la patria, aquí les expongo un artículo interesante de Julio g. Campiño sobre este interesante personaje de la historia dominicana.
.
I.- Puntos positivos a destacar:

.

1.- Fue presidente de la República Dominicana en cuatro períodos, sus mandatos se destacaron por las siguientes características: _El Reconocimiento de la República por las grandes potencias. _La obtención del protectorado de una nación fuerte y civilizada como Francia, España o los Estados Unidos de América._Restaurar la situación Económica del país, evitando que el oro, las divisas y todo lo que fuera de valor emigrara._Tratar de obtener el reconocimiento internacional del país y establecer las bases de un tratado de amistad y comercio._Dictó la primera emisión de papel moneda.2.- Participación muy activa en la lucha por la independencia dominicana, especialmente en las siguientes batallas:Batalla del 19 de marzo. Este fue uno de los grandes combates librados por Pedro Santana frente a las tropas haitianas del General Riviere Herard y, como su nombre lo indica, fue efectuada el 19 de marzo de 1844 en la ciudad sureña de Azua. Batalla el Número. La batalla del Número fue escenificada camino a Azua cuando el ejercito encabezado por Duvergé logró derrotar a los haitianos quebrando la seguridad psico-militar del ejercito invasor. En memoria a esta batalla hoy se encuentra un monumento que lleva como nombre “EL NUMERO.”

Batalla las Carreras. Uno de los combates más grandes Dominico-Haitiano, fue efectuado días después de la batalla de El Número, tras la invasión del enemigo Soulouque. “Las Carreras” fue librada en el lugar del mismo nombre, cercado a la margen oriental del rió Ocoa, entre el 19 y el 22 de abril de 1845. El ejercito dominicano fue comandado por Pedro Santana quien invictamente obtuvo la victoria, luego de días de combates durante los cuales se destacaron Antonio Duvergé, Antonio Abad Aljou, Marcos Evangelista, el Comandante Aniceto Martínez y los capitanes Bruno Arquino y Bruno del Rosario, y aumentó enormemente, por ende, su prestigio.

.

   . II.- Puntos negativos a destacar:

 .

Pedro Santana es un personaje muy polémico en nuestra historia, algunos lo catalogan como prócer, mientras que para otros ha sido el ser más inicuo, que haya transitado jamás, por los anales de nuestra historia.
A continuación una lista de desaciertos y atropellos cometidos por Pedro Santana:
Sus ideas deshonestas, le llevaron a odiar a los creadores de nuestra nacionalidad [Duarte, Sáchez y Mella]. Lo demostró así, cuando los desterró a perpetuidad de la Nación que con tanto amor crearon para todos nosotros.
Luego de deportar a los padres de la Patria, usó su ejército de hateros, para someter a aquellos que se oponían a sus obscuras intenciones. Por medio a la intimidación del Congreso, hizo votar el artículo 210 de la Constitución de 1844, que le otorgaba poderes dictatoriales y le permitía perseguir a sus detractores.Si su falta de escrúpulos fue enorme, mayor fue su crueldad, la cual parecía carecer de límites, pues nunca mostró compasión con ninguna de sus victimas. Esta le llevo a profanar nuestra primera fiesta de independencia, la cual fue escogida deliberadamente, para fusilar a una de nuestras más grandes heroínas. Nos referimos a María Trinidad Sánchez, que a pesar de ser tía de Francisco del Rosario Sánchez, cayó abatida por las homicidas balas gubernamentales, el 27 de febrero de 1845. Junto a esta mujer de valor espartano cayeron también, los patriotas Andrés Sánchez, quien era hermano de Francisco del Rosario Sánchez y José del Carmen Figueroa. Otra de las distinguidas figuras que sucumbieron ante la ira del dictador del Prado, lo fue el general José Joaquín Puello, de quien se comentaba en esos días sería el sucesor del general Santana en el Gobierno. Estos comentarios crearon pánico en el corazón del sátrapa, quien junto a varios de sus aláteres, creo una supuesta conspiración negrófila, que dirigida por el general Puello y su hermano Gabino, daría al traste con su Gobierno. Esta acusación no fue más que un vil ardid del general Santana, para hacer desaparecer del escenario político de la época, a un verdadero nacionalista, al cual por su valor le temía y que de continuar vivo, se convertiría en un escollo, para los impuros pensamientos que ya en esos días tomaban forma, en su retorcida mentalidad. Pues en una ocasión el patriota, sé había opuesto a los propósitos anexionistas de uno de sus incondicionales, nos referimos al tristemente recordado Tomas Bobadilla.A Santana tambien se le atribuy la crueldad cometida en contra de Gabino Richiez, Aniceto Freites, Bonifacio Paredes y José Ruiz. Gabino Richiez luego de ser condenado a la pena capital, fue trasladado del poblado de Barahona al de Azua, con la única finalidad de que su familia presenciase su fusilamiento. Aniceto Freites, fue victima de la venganza de este hombre sin entrañas, que le acusó con argumentos banales, con la finalidad de condenarlo a muerte, por haber declarado ante el tribunado que la banca rota del país era inevitable. Debido a que en el momento de enfrentar la pena se encontraba muy enfermo, fue conducido al patíbulo sentado en una silla de ruedas. Bonifacio Paredes, fue condenado a muerte por un decreto, su delito, el haberse robado un racimo de plátanos, el cual posiblemente usaría, para mitigar el hambre de cada uno de los miembros de su familia. Mientras José Ruiz padre de nueve hijos, fue condenado por una simple sospecha y conducido ante los muros del cementerio para ser fusilado. Ya en el campo santo se le hizo desfilar con un crucifijo en las manos, ante la muchedumbre aterrorizada. Luego de horas de tortura, se apersonó al lugar el acusado, quien declaró la conmutación de la pena.Pero si estos crímenes fueron abominables, mayor lo fue el fusilamiento del general Antonio Duvergé y de su hijo Alcides, los cuales fueron condenados a la pena capital, sin habérseles permitido tener el derecho a un juicio imparcial y justo.

Por celos cebo el general Santana su odio contra el general Duvergé con tanta saña, quien fue el verdadero genio militar y primera espada de nuestra independencia, pues su nombre está marcado con letras de fuego en los Muros de Cachimán, en las Barrancas del Memiso, en las Peñas de el Numero, en las llanuras de Azua, en las de las Matas de Farfán, en las de Bánica, en las de Font Verrete, en las del Barro, en las del Puerto, en las de Hincha y en las de las Caobas.

Mientras la gloria del general Santana se limita a compartir con él la victoria de azua, donde fue Duvergé quien verdaderamente condujo a nuestro ejercito a la victoria, al escoger el lugar donde celebrarían la batalla.

La única batalla ganada por el personaje que nos ocupa hoy, lo fue la de las carreras y esta careció de importancia militar, pues en realidad fueron tres escaramuzas, a las que se les dio estatura épica, para así crear el mito que le ha acompañado hasta nuestros días.

El supuesto genio militar del general Santana, no fue más que una invención de Buenaventura Báez, autor del titulo que se le otorgó como Libertador de la Patria. En esa ocasión, Báez necesitaba de su apoyo, para alternarse con él en el poder. Pero luego de rota la alianza, aceptó ante el congreso, que se había excedido en recompensarlo con tan grande distinción.

Por opacar la gloria del Dictador del Prado, tuvo el general Duvergé, que ver caer el cuerpo de su hijo atravesado por la metralla, sobre el polvoriento suelo del poblado del Seybo, para luego caer a su vez también fusilado.

Pero no satisfecho con sus acciones, tan pronto el cuerpo del Héroe de Cachimán se encontraba inmóvil, el acusado que se había apersonado a ver la macabra escena, bajó de su caballo e irreverentemente pateó su cadáver ensangrentado, pues trataba de llevar el odio que sentía por su victima, más allá de las fronteras de la muerte. Esta acción nos recuerda la llevada acabo por su padre Ramón Santana, sobre el cuerpo exánime del general Ferrant, al cual le cerceno la cabeza, para exhibirla como trofeo al termino término de la batalla de Palo Hincado. .

Pero de todos los crímenes cometidos por el general Santana, el mayor de todos lo fue: el haber anexado a España nuestra Patria. La Patria que un día juró defender de todo aquel que pretendiera mancillar su territorio.

Para justificar su gran delito, engaño a la población, diciendo que la Nación no podría sobrevivir a los ataques del Ejercito Haitiano, cuando en realidad la guerra había terminado, con la derrota de Faustino Soulouque, en la batalla de Sabana Larga.

La historia ha demostrado que el Hatero del Seybo estaba equivocado, pues en este año celebramos los dominicanos el 156 aniversario de nuestra independencia.

La posición entreguista del Déspota del Prado, tenía como único propósito el satisfacer su megalomanía con títulos y distinciones, que a cambio de la soberanía de nuestro estado, le otorgaría la Corona de España.

Entre estos títulos se encontraban el de Gobernador Civil, Capitán General de la colonia, Senador del Reino, Teniente General de Los Reales Ejércitos y Marqués de las Carreras.

Para llevar a cabo sus deleznables propósitos, doblegó con su ejército todo conato de resistencia. El primero en caer lo fue José Contreras, que asaltó la guarnición de la Vega, para mostrar su inconformidad con la acción, siendo luego apresado y fusilado con otros 24 patriotas.

Durante este oscuro periodo de nuestra historia, fueron incontables los ciudadanos que sucumbieron al despotismo del Senador del Reino. Siendo la victima de mayor estatura histórica, el general Francisco del Rosario Sánchez.

Este hombre excepcional fue el personaje principal de la Gesta Gloriosa del Conde. Penetró al país desde Haití, para combatir la afrenta de la anexión. Fue herido y hecho prisionero en una emboscada que se llevo a cabo en la loma de Juan Cruz.

Tras un simulacro de juicio, fue ejecutado en el Cercado, el 4 de julio de 1861, junto a 20 compañeros. Sus ultimas palabras fueron: “Decid a los dominicanos que muero con la patria y por la patria”.

La muerte del grupo fue horrorosa, pues unos fueron ultimados a tiros, otros a palos y otros a machetazos. La crueldad de la ejecución fue tal, que el representante de la Corona Española, Don Antonio Luzón, “protestó”, retirándose del lugar, para no avalar con su presencia, este horrendo crimen.

El empecinamiento del general Santana en mantener la macula de la anexión, le impidió rectificar sus errores, a diferencia de lo acontecido al generalísimo Máximo Gómez, quien luego de luchar a favor de la opresión y el colonialismo en su país de origen, desenfundo su gloriosa espada en Cuba, para luchar por su independencia. Convirtiéndose en el primero de sus guerreros, así como motivo de orgullo para todos sus connacionales, pues hoy la figura de un dominicano, se encuentra entre los más grandes libertadores del Continente Americano.

Con este sucinto relato de las nefastas acciones del general Pedro Santana, hemos cumplido con la tarea de demostrar ante el lector, que las acciones negativas cometidas por este Cesar, en contra de nuestra sociedad, superan con creces a las positivas. Pues cada uno de sus actos fue movido por el motor de sus primitivas pasiones, las cuales le llevaron a cometer excesos monstruosos, que lo sitúan como el personaje de más triste recordación de nuestra historia.

Los personajes como el Maques de las Carreras, siempre vivirán en la oscuridad, sin poder darle la cara al sol de la historia, pues luego de haber ascendido a la sima, donde solo alcanzan a llegar los grandes héroes de la Patria, cambian su ilustre habitáculo, para descender a los avernos más oscuros, donde suelen arrastrarse los traidores.

Pero aún el más pérfido de los hombres, tiene derecho a que se le haga justicia ante la historia y este es el propósito principal de este trabajo. Si queremos actuar con imparcialidad en el caso del general Santana, tendríamos que someter conjuntamente con él a muchos de nuestros inmortales y corremos el riesgo de despoblar de deidades nuestros altares.

Por lo que no es prudente enjuiciarle, dejemos que sus despojos mortales descansen en paz, en el pequeño Olimpo donde duermen el sueño eterno unidos, todos nuestros próceres. Que sea Dios quien le juzgue, pues la justicia divina supera en equidad al tribunal de la historia y más aún al de los hombres.

Pubicado por: Arq. Raifi Genao

 

Anuncios