matias-mella-4.jpg

 

Enfermo y en extrema pobreza vivió en Santiago sus últimos años nuestro honorable Padre De La Patria. Sobre su nombre podemos confirmar que en su acta de nacimiento aparece como Matias Ramon Mella, aunque como lo demuestra este documento inedito hasta el momento y escrito con su  puño y letra firmaba como Ramon Mella.

.

Al  estallar la rebelión independentista la noche del 27 de febrero de 1844, Mella dispara su famoso trabucazo en la Puerta de la Misericordia, partiendo desde allí los conjurados hacia la Puerta del Conde, donde es proclamada la República e izada la Bandera Dominicana.  Los acontecimientos tomaron un giro diferente después de la victoria de Azua el 19 de marzo. Duarte se presentó en el Cibao y Mella, entusiasmado e impulsivo, lo proclamó Presidente de la República. Esa acción rompió el equilibrio de las fuerzas que dirigían la joven república y terminó imponiéndose el sector social más atrasado, encabezado por Pedro Santana y Tomás Bobadilla. Los auténticos héroes nacionales son declarados traidores a la patria y expulsados de por vida del territorio nacional. Volvió, junto con Sánchez, al país en 1848 amparado por la amnistía decretada por el Presidente Manuel Jiménez.  Cuando Faustino Soulouque invade el país, Mella se incorporó al Ejército, destacándose en la famosa Batalla de Las Carreras, tras la cual hace las paces con Santana, a pesar de que lo había apresado y deportado anteriormente. Por un tiempo Mella pareció olvidarse de los ideales duartianos y desempeñó varios cargos entre los cuales se encontró la presentación a España de la alternativa entre el protectorado del país o el reconocimiento de su independencia. Sin embargo, arrepentido de su actuación, cuando en 1860 tiene noticias de los planes de Santana para proponer la anexión de la República a España se disgustó con él, oponiéndose rotundamente al proyecto, siendo nuevamente encarcelado y 72 días más tarde deportado una vez más.Días antes de desatarse la epopeya Restauradora retorna a Santo Domingo, sumamente enfermo, razón por la cual se le permitió desembarcar y tan pronto se dio el grito de Capotillo, partió hacia San Francisco de Macorís para integrarse a las luchas del pueblo en armas. A inicios de marzo de 1864 el Gobierno da instrucción al General Perpignan de conservar su vida y trasladarlo a Santiago donde recibiría las atenciones medicas necesarias, el 17 de Marzo y muy enfermo fue electo Vicepresidente de la República ya en las proximidades de su muerte que habría de producirse el 4 de junio de ese año en la ciudad de Santiago, semidestruida por un incendio. Antes de morir tuvo la alegría de abrazar a Duarte nuevamente, su viejo maestro, cuyas prédicas había vuelto a obedecer. En su diario de viaje a Caracas acompañando a Duarte, Rodríguez Objio describe su encuentro con Mella de La Siguiente manera: 

Visité al ilustre General Mella el 7 de Marzo  , soldado de dos grandes épocas , que se hallaba postrado en su lecho de muerte en una pequeña casa de las improvisadas después del incendio y cerca del  fuerte San Luis ( Hoy 16 de Agosto Esq. Cuba- -la familia Herrera era la propietaria del solar todavia a finales de siglo XIX), ahí le abraza Duarte ,después de 20 años de separación , no sin dejar de expresar su indignación por la extrema pobreza en que se encontraba aquel hombre que llego a ser un gran jerarca militar y con categoría de patriota y héroe nacional , a Duarte le manifestó Mella que ante la imposibilidad de vivir para ver su patria libre de huestes extranjeras deseaba que lo enterraran en la fosa envuelto en la Bandera Nacional como sudario , esta solicitud conmovió a Duarte quien no pudo evitar derramar algunas lagrimas al tiempo de darle el ultimo abrazo. 

 Poco Tiempo después, siendo Vice-Presidente de La República ,el 4 de Junio de 1864, el dos veces prócer de la patria ,con tan solo 48 años enfermo de disentería, deshidratado por la diarrea , con fuertes dolores estomacales y muy delgado ,al tiempo que su esposa, Doña Josefa Brea descansaba brevemente y una de sus vecinas próximas que se turnaban el cuidado ,Matilde Morel , pasaba un paño húmedo por su cara, Mella da su ultimo suspiro (Carta de Viterbo Morel a Don Chuchito Herrera ) y tal cual fue su petición, su cuerpo fue envuelto con la Bandera Dominicana. Fue sepultado en el cementerio de Santiago y lo sustituye en la Vice-presidencia Don Ulises Francisco Espaillat, mas tarde, el 15 de Junio, su viuda Doña Josefa Brea y por disposición del gobierno restaurador, recibirá $500 pesos (Billetes Nacionales), mientras dure la guerra, aproximadamente un mes después de esto, el 17 de Julio, muere de hidropesía a los 74 años Doña Francisca Castillo, la madre del prócer.  El 15 de Mayo de 1890 la sociedad Hijos del Pueblo solicita al congreso nacional la autorización para la exhumación de los restos de mella y su traslado a Santo Domingo, hecho que finalmente se realiza el 6 de Junio de 1890 y con la exhumación se encuentran pedazos de la bandera nacional que le sirvió de sudario. Su cuerpo finalmente llega a Santo Domingo coincidencialmente el día del 74 aniversario de su nacimiento (25 de Febrero de 1891) y finalmente sepultado en la capilla de los inmortales de la catedral el 27 de Febrero, con discursos del Monseñor Nouel y Federico Henríquez y Carvajal. De las tres grandes figuras próceres del siglo 19, fundadoras de la República, Matías Ramón Mella representa la expresión militante y decidida y el más adaptado a las actividades políticas de una sociedad precapitalista.   

 

 

Por: Arq. Raifi Genao

Extractos de Entrevista a Don Román Franco Fondear-Febrero 1984- 140 Aniversario Independencia Nacional

Libro: Homenaje a Mella       

Historia Dominicana (Web de J,Marcano)       

               

 

About these ads